6 may. 2012

Lata.

El viejo hoy ha muerto
no por los años, ni por las plegarias que nunca hizo.
Encontró
no en un túnel
sino en una lata de duraznos
las respuestas al vino de Platón.
La muerte como ultima consigna,
la vida como un chiste que funcionó.
No se apresuró; el tiempo ahora era suyo.
Le dio un beso de despedida a Laura.
Las matemáticas imperceptibles dejaron durmiendo
su cuerpo
la siesta del Domingo
mientras una madre daba vuelta la zapatilla
de su hijo para regañarle la suciedad
y la arena que caía como un reloj
en la arena.
y no al revés.