28 jun. 2011

Final de Noche

Muriendo,
llorando,
durmiendo,
escribiendo,
matando,
amando,
soñando,
nuestros personajes
toman sus cosas
y corren;
fugitivos delirantes.
Desaparecen
con el sol,
insinuador y lento,
rompiendo los esquemas enigmáticos
de la noche y su impaciencia.

22 jun. 2011

Agua fría

Por melancolía
fui expulsado de Marte.
Por putear a los marcianos,
fui expulsado de Marte.
El humano es mucho peor,
por eso estoy acá.
Saboreo incesantemente la tinta
de esta lapicera.
Espesa tinta que mañana
no recordaré.
Espero llegar a la Luna algún día.
Aunque eso es imposible:
el humano es tan vil
que se hace creer a si mismo que avanza
dia a dia
y que hay selectos que pueden
viajar por el espacio físicamente.

Estan equivocados.
Sólo los marcianos pueden hacer eso.
Ellos entendieron todo
cuando dejaron de responder
"porque si".

Desde aca,
la Tierra maldita,
al unico lugar que podes viajar
realmente es a la casa de gobierno,
o los edificios publicos.
No hay más hermanos, humano querido.
La bomba va a estallar en cualquier momento.
Sólo deseo estar en la Luna
cuando eso pase.
Y de alguna manera
llegaré.

18 jun. 2011

En este instante, en este lugar.

Algunos días,
tomo mi voz interior y la guardo en una media.
Deberían hacerlo: no escuchar a nadie,
ni siquiera a su moral hincha pelotas
que les dice -esto esta bien, esto esta mal,
no corras porque vas a quedar como un boludo,
no mires porque nadie mira,
no grites porque estan todos callados-.

A veces se escapa la muy hija de puta,
y se me vuelve a meter en la cabeza;
entonces aparece
el cabaret en frente de la librería,
el colegio,
las deliciosas uñas que no me puedo comer
y la incertidumbre de saber como se limpia el culo la gente.
¿Dedos, bollos o pliegues?

8 jun. 2011

San Telmo, San Telmo.

Dos pelotones de sales engrasadas
se unen con el fin de justificar
las pasiones, los corazones y el vino.
La ventana y las cuatro paredes
transpiran como ellos.

Una encruzijada digna de ser vista
por Napoleón y el César
pende de un hilo para llegar a otro extremo,
arrimando el grito
de cualquiera de los presentes:
ella, el, las paredes o las ventanas.

Y la historia termina
mas o menos enjuagada
entre risas
y ella que se duerme primero.
El otro queda suspendido en la habitación
como buscando una alineación,
un equilibrio en todo esto.
Vuelve a reir, solo,
y se duerme.

6 jun. 2011

Por favor continuá, yo te escucho.

El dia que les crea,
va a ser el día en que rompa un alicate
con la uña del dedo gordo.
Pie izquierdo.